... se acabó lo bueno. El Lunes a trabajar. Me he llevado mi seiko sna225 al que le coloqué una correa de caucho para que estuviera "más fresquito" en el agua. La verdad es que el reloj se ha portado de maravilla: he buceado, nadado, me he tirado al agua un montón de veces, se me ha llenado de arena (me hartado de hacer castillos y presitas con mi niña, jaja) y el reloj no ha sufrido ni un sólo rasguño. Estoy encantado con el. A la vuelta de vacaciones ya le he puesto el traje de acero original y... aún no me lo he quitado.

Por cierto que algún que otro curioso se quedaba mirándolo en el restaurante del Hotel.

PD: Me alegra veros a todos. A los que se han ido de vacaciones o los que se van ahora, que os lo paséis muy bien.