Pues tendré que pasarme a mirar, que a otra cosa me lo prohibe mi religión.

¡Qué duro es ser pobre y honrado!