Yo agradezco mucho que no sea ni de mi estilo ni de mi gusto, porque casi seguro que vale bastante más de lo que puedo permitirme. No es que me parezca feo, porque no lo es, pero como no está a mi alcance, ni siquiera lo tengo entre mis objetos de deseo.