Unicamente un mail recibido en enero o febrero en el que con toda su cara dura nos dice que los relojes no están ni fabricados y nos intenta vender una nueva colección que pretende lanzar. Un nuevo gesto de la mala gestion del señor San Antonio