Desde luego que son adictivos estos Seiko, yo tengo un bonito 6309. Preciosa colección, qué envidia.