Bueno, bueno, bueno...ya me he probado el de mi amigo y...¡NO ESTÁ MAL! Hombre, yo le daría unas vitaminas para que creciese un milímetro o dos, pero es perfectamente adecuado para mi muñeca. Otro estilo, está claro, pero adecuado.

Así que la sonrisa ha vuelto a mí: Ahora sí que empiezo a pensar que igual resulta que por pura casualidad he hecho la compra de mi vida (segunda casualidad, en el fondo, porque mi Nautilus también tiene una historia curiosa).

¡Gracias a todos por las felicitaciones y los ánimos!