Entré aver uno por curiosidad a una relojería, y la verdad es que en la mano a mi no me decía nada, se nota que el corazon es chinorro, nada del otro mundo