Yo creo que las cosas valen lo que uno está dispuesto a pagar por ellas. Yo, por ejemplo, por un coche clásico de los 50´s no pago ni lo que vale una hamburguesa. Si tu me lo vendes por 10.000 euros para mi será una chorrada y para un experto una ganga. ¿Quién tiene razón?