¿Tu también Bruto, hijo mío?

Supongo que este bajón es fruto de tus noches en vela preparando biberones, y cuando el niño vaya a la universidad ya volverás por el buen camino.

Dado que veo que no tienes una voluntad muy firme y te dejas influenciar por lo que va comprando la mayoría te advertiría de que vayas con cuidado si en alguna de esas noches que a los bebés les da por llorar de madrugada, te develas, NO PONGAS LA TELE que a esa hora ponen Teletienda, y entonces llenarás tu casa de extraños e inútiles aparatos de gimnasia, utensilios para limpiar los cristales por los dos lados a la vez, cuchillos de todos tipos y tamaños que cortan hasta lo que no se ha de cortar, limpiatodo milagrosos, fajas adelgazantes para toda clase de focas, y extraños artilugios que si bien no sirven para alargar el pene por lo menos si parecen muy divertidos de utilizar.