Viva la arqueología foreril...