Me alegro mucho de ese final feliz, compañero. Ni que decir tiene que has vuelto a demostrar
una caballerosidad exquisita ante algo que nunca debió suceder. Un abrazo y mis felicitaciones por ese reloj tan espectacular.