Surrealismo en estado puro.

Paciencia, Miguel.