Resultados 1 al 8 de 8

Hilo: Relojeria Nautica, breve historia - Foro General

  1. #1
    Avatar de Antonio
    Antonio está desconectado Quasi-forer@
    Fecha de ingreso
    17-ene-2007
    Mensajes
    53

    Predeterminado Relojeria Nautica, breve historia

    Un poco de historia sobre la relojería náutica


    En el 1772 el viaje de Resolución de HMS, era a la navegación, lo
    que Wilbur y el brinco pequeño de Orville, fueron a la aviación.
    Hasta ese tiempo la práctica de navegación era más arte que ciencia y los
    marineros nunca navegan de verdad, fuera de la vista de tierra porque era de
    este modo como sabían su posición en el mar. El viaje de resolución cambió eso para siempre.
    Hubo un primer dispositivo que revolucionó particularmente la navegación, el
    cronómetro. Posibilitando inclusive en viajes de exploración a modo de prueba ir perfeccionando y corrigiendo las técnicas de navegación existentes hasta el momento.
    Ya los marinos de siglos anteriores habían recorrido los océanos.
    Los descubrimientos arqueológicos muestran que los vikingos y polinesios
    hicieron los épicos viajes, antes de la invención del compás magnético o el
    cronómetro. Ellos no dejaron ningún archivo de cómo lograron estos hechos.
    Solo sabemos que usaron el conocimiento de los vientos prevalecientes. Y
    también probablemente lo que les permitió determinar la dirección durante
    sus navegaciones fueron sus conocimientos sobre el sol y las estrellas.
    Gracias a la invención del compás, los marinos antiguos podían a partir de
    su posición, calculando la velocidad gracias al cronómetro, calcular la
    distancia recorrida y su localización. Estos cálculos no eran muy exactos,
    pero formaron la base de la navegación. Cuando astrónomos empezaron a
    observar el orden en los movimientos de las estrellas y planetas, los
    navegantes usando esta información empezaron a poder determinar su
    situación. La latitud de una embarcación se encontró fácilmente observando
    la altura del sol del mediodía o la altura de la estrella Polar, pero un
    método para encontrar la longitud seguía siendo un misterio.
    Desde que ellos pudieron encontrar la latitud, aunque no la longitud, los
    navegantes practicaron la navegación paralela y sus viajes pudieron ser
    tanto hacia el Este como el Oeste, siempre a lo largo de los paralelos para
    una distancia planificada. Esto sometía los viajes a grandes riesgos. Porque
    a veces la embarcación no estaba tomando la ruta más directa a su destino.
    La navegación paralela hacía perder mucho tiempo y eso significaba exponer
    la tripulación a viajes prolongados y al Escorbuto, una enfermedad potencialmente mortal causada por la falta de C de la vitamina en la dieta.
    Además, los errores de estima en las largas distancias a veces daban por
    resultado desastres. En la noche brumosa del 22 de Octubre de 1707, un
    simple error de estima hundió 3 buques de guerra británicos, muriendo 2000
    hombres.
    Las 4 naves de la flota del Almirante Sir Clowdisley Shovell hacían una
    navegación paralela cercana a las Islas de Scilly, navegaba con riesgo
    dejando atrás Inglaterra. Después de cometer un error al juzgar su longitud,
    el Almirante se dirigió al norte. Un marinero, que secretamente llevaba los
    cálculos del viaje de la flota, se acercó al Almirante y le informó del
    error. Desgraciadamente el Almirante no lo agradeció y tomó al marinero por un
    advenedizo, por lo cual rápidamente ordenó colgado. Solo algunos momentos
    luego, la flota chocaba contra los bajíos de Scilly.
    Esta tragedia ayudó a la toma de conciencia en Europa, Inglaterra en
    particular, de la importancia de encontrar una solución al problema de la
    longitud. Un Comité Real fue formado para recoger las ideas y un premio de
    320,000 Libras se ofreció a la persona que podría determinar la longitud al mar.
    Muchos esquemas eran probados, algunos de ellos fueron:

    LA VARIACIÓN MAGNÉTICA
    Algunos creyeron que pudieran trazarse diferencias globales en la variación
    magnética como modo de determinar la longitud. Pero desgraciadamente la
    variación no es de ningún modo una constante bastante importante para ser de
    mucha ayuda.

    LOS PERROS HERIDOS.
    Un defensor de este método sugirió que si con una substancia misteriosa
    llamada "polvo de simpatía" se impregnaba una venda, con la que luego se
    frotaba en una herida un perro, esto le causaría dolor suficiente para
    aullar, aun cuando el perro estuviera a centenares de millas lejos de la
    venda. Si esto se hiciera en Inglaterra en un momento predeterminado todos
    los días, entonces el perro al aullar le haría un signo de tiempo diario al
    navegante. Claro si la nave estuviera viajando en una jornada extendida, el
    perro tendría que ser nuevamente dañado para así al guardar la herida fresca
    prosiguiera aullando. Por suerte para los perros, este esquema no
    arregló la cacerola.

    Los SIGNOS de TIEMPO
    Esta idea requería de una flota estacionada de barcos en determinadas
    localizaciones prefijadas en los océanos. Los que dispararían cada flota
    responsable un tiro de cañón luminoso alto en el cielo en un momento
    predeterminado cada día para que los marinos tuvieran los signos de tiempo.
    El puro costo de tal tarea, por no mencionar la impracticabilidad de fijar
    los barcos, en las miles de localizaciones en el agua de grandes profundidades, eran simplemente algunas de las razones por la que esta idea
    entró en el archivo olvidado.

    Las LUNAS DE JÚPITER
    Galileo sugirió primero que los navegantes pudieran usar las lunas que
    orbitan alrededor del planeta Júpiter, para así calcular el tiempo preciso y
    la longitud. Esta idea realmente cuajó, pero la dificultad de llevarla a
    cabo estas observaciones desde una embarcación en plena navegación, hizo que
    fuera imposible prácticamente.

    La DISTANCIA LUNAR
    Otro método teóricamente posible. Medir el ángulo entre la Luna y otros
    cuerpos celestiales, determinando el tiempo preciso. Los cálculos eran
    difíciles y torpes y a que veces había que navegar por ejemplo 4 horas para
    conseguir un cálculo aproximado.

    El CRONÓMETRO
    Finalmente en 1728, un relojero británico nombrado John Harrison desarrolló
    un reloj que fue exacto en todo momento en el mar. Como la Tierra gira 15 grados por hora, si usted sabe la hora precisa del primer meridiano de longitud, la diferencia entre ese tiempo y el tiempo local del navegante (el tiempo a su situación) le dará su longitud. Por fin el marino tenía la posibilidad de fácilmente y de forma consistente, determinar su posición exacta.
    Hoy, los relojes de cuarzo baratos le dan el tiempo exacto al navegante y
    los sextantes pueden medir la altitud de estrellas dentro de una porción de
    un grado. Hoy los dispositivos electrónicos receptores del llamado Sistema
    de Posicionamiento Global (GPS) y LORAN, pueden determinar la posición y pueden
    calcular cursos y distancias. El RADAR no sólo se usa para evitar la
    colisión, también para medir distancias y posición de la parcela.
    Durante siglos la navegación ha venido de modo lento evolucionando junto al
    desarrollo de todas las ciencias involucradas. Aunque aún la aplicación de
    este conocimiento determinado de por resultado que se trate de un arte.
    A pesar del levantamiento de información y cálculos que permiten hoy los
    microprocesadores, hay muchas razones por qué el marino de hoy necesita
    saber y practicar los métodos tradicionales de navegación. Las faltas de Energía, un fusible que se queme o lo que es más importante, el propio
    capitán que es responsable para la nave y sus pasajeros y no el GPS, que no
    sepa valerse en una condición extrema de fuera de uso de la
    electrónica, o simplemente no ser capaz de corroborar un desperfecto parcial. Además por esto último es que debemos siempre preguntarnos y constatar si la
    propia electrónica está siendo capaz de llevarnos por donde dice y no por donde
    creemos o nos indica.

  2. #2
    jrmartin está desconectado Club de los 2000
    Fecha de ingreso
    18-oct-2005
    Ubicación
    San Sebastian
    Mensajes
    2,648

    Predeterminado

    Me gustan estas aportaciones de historia de la relojería. Muchas gracias.

  3. #3
    Avatar de asier
    asier está desconectado SuperForer@
    Fecha de ingreso
    27-feb-2007
    Ubicación
    getxo
    Mensajes
    3,837

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Antonio Ver mensaje
    Un poco de historia sobre la relojería náutica


    En el 1772 el viaje de Resolución de HMS, era a la navegación, lo
    que Wilbur y el brinco pequeño de Orville, fueron a la aviación.
    Hasta ese tiempo la práctica de navegación era más arte que ciencia y los
    marineros nunca navegan de verdad, fuera de la vista de tierra porque era de
    este modo como sabían su posición en el mar. El viaje de resolución cambió eso para siempre.
    Hubo un primer dispositivo que revolucionó particularmente la navegación, el
    cronómetro. Posibilitando inclusive en viajes de exploración a modo de prueba ir perfeccionando y corrigiendo las técnicas de navegación existentes hasta el momento.
    Ya los marinos de siglos anteriores habían recorrido los océanos.
    Los descubrimientos arqueológicos muestran que los vikingos y polinesios
    hicieron los épicos viajes, antes de la invención del compás magnético o el
    cronómetro. Ellos no dejaron ningún archivo de cómo lograron estos hechos.
    Solo sabemos que usaron el conocimiento de los vientos prevalecientes. Y
    también probablemente lo que les permitió determinar la dirección durante
    sus navegaciones fueron sus conocimientos sobre el sol y las estrellas.
    Gracias a la invención del compás, los marinos antiguos podían a partir de
    su posición, calculando la velocidad gracias al cronómetro, calcular la
    distancia recorrida y su localización. Estos cálculos no eran muy exactos,
    pero formaron la base de la navegación. Cuando astrónomos empezaron a
    observar el orden en los movimientos de las estrellas y planetas, los
    navegantes usando esta información empezaron a poder determinar su
    situación. La latitud de una embarcación se encontró fácilmente observando
    la altura del sol del mediodía o la altura de la estrella Polar, pero un
    método para encontrar la longitud seguía siendo un misterio.
    Desde que ellos pudieron encontrar la latitud, aunque no la longitud, los
    navegantes practicaron la navegación paralela y sus viajes pudieron ser
    tanto hacia el Este como el Oeste, siempre a lo largo de los paralelos para
    una distancia planificada. Esto sometía los viajes a grandes riesgos. Porque
    a veces la embarcación no estaba tomando la ruta más directa a su destino.
    La navegación paralela hacía perder mucho tiempo y eso significaba exponer
    la tripulación a viajes prolongados y al Escorbuto, una enfermedad potencialmente mortal causada por la falta de C de la vitamina en la dieta.
    Además, los errores de estima en las largas distancias a veces daban por
    resultado desastres. En la noche brumosa del 22 de Octubre de 1707, un
    simple error de estima hundió 3 buques de guerra británicos, muriendo 2000
    hombres.
    Las 4 naves de la flota del Almirante Sir Clowdisley Shovell hacían una
    navegación paralela cercana a las Islas de Scilly, navegaba con riesgo
    dejando atrás Inglaterra. Después de cometer un error al juzgar su longitud,
    el Almirante se dirigió al norte. Un marinero, que secretamente llevaba los
    cálculos del viaje de la flota, se acercó al Almirante y le informó del
    error. Desgraciadamente el Almirante no lo agradeció y tomó al marinero por un
    advenedizo, por lo cual rápidamente ordenó colgado. Solo algunos momentos
    luego, la flota chocaba contra los bajíos de Scilly.
    Esta tragedia ayudó a la toma de conciencia en Europa, Inglaterra en
    particular, de la importancia de encontrar una solución al problema de la
    longitud. Un Comité Real fue formado para recoger las ideas y un premio de
    320,000 Libras se ofreció a la persona que podría determinar la longitud al mar.
    Muchos esquemas eran probados, algunos de ellos fueron:

    LA VARIACIÓN MAGNÉTICA
    Algunos creyeron que pudieran trazarse diferencias globales en la variación
    magnética como modo de determinar la longitud. Pero desgraciadamente la
    variación no es de ningún modo una constante bastante importante para ser de
    mucha ayuda.

    LOS PERROS HERIDOS.
    Un defensor de este método sugirió que si con una substancia misteriosa
    llamada "polvo de simpatía" se impregnaba una venda, con la que luego se
    frotaba en una herida un perro, esto le causaría dolor suficiente para
    aullar, aun cuando el perro estuviera a centenares de millas lejos de la
    venda. Si esto se hiciera en Inglaterra en un momento predeterminado todos
    los días, entonces el perro al aullar le haría un signo de tiempo diario al
    navegante. Claro si la nave estuviera viajando en una jornada extendida, el
    perro tendría que ser nuevamente dañado para así al guardar la herida fresca
    prosiguiera aullando. Por suerte para los perros, este esquema no
    arregló la cacerola.

    Los SIGNOS de TIEMPO
    Esta idea requería de una flota estacionada de barcos en determinadas
    localizaciones prefijadas en los océanos. Los que dispararían cada flota
    responsable un tiro de cañón luminoso alto en el cielo en un momento
    predeterminado cada día para que los marinos tuvieran los signos de tiempo.
    El puro costo de tal tarea, por no mencionar la impracticabilidad de fijar
    los barcos, en las miles de localizaciones en el agua de grandes profundidades, eran simplemente algunas de las razones por la que esta idea
    entró en el archivo olvidado.

    Las LUNAS DE JÚPITER
    Galileo sugirió primero que los navegantes pudieran usar las lunas que
    orbitan alrededor del planeta Júpiter, para así calcular el tiempo preciso y
    la longitud. Esta idea realmente cuajó, pero la dificultad de llevarla a
    cabo estas observaciones desde una embarcación en plena navegación, hizo que
    fuera imposible prácticamente.

    La DISTANCIA LUNAR
    Otro método teóricamente posible. Medir el ángulo entre la Luna y otros
    cuerpos celestiales, determinando el tiempo preciso. Los cálculos eran
    difíciles y torpes y a que veces había que navegar por ejemplo 4 horas para
    conseguir un cálculo aproximado.

    El CRONÓMETRO
    Finalmente en 1728, un relojero británico nombrado John Harrison desarrolló
    un reloj que fue exacto en todo momento en el mar. Como la Tierra gira 15 grados por hora, si usted sabe la hora precisa del primer meridiano de longitud, la diferencia entre ese tiempo y el tiempo local del navegante (el tiempo a su situación) le dará su longitud. Por fin el marino tenía la posibilidad de fácilmente y de forma consistente, determinar su posición exacta.
    Hoy, los relojes de cuarzo baratos le dan el tiempo exacto al navegante y
    los sextantes pueden medir la altitud de estrellas dentro de una porción de
    un grado. Hoy los dispositivos electrónicos receptores del llamado Sistema
    de Posicionamiento Global (GPS) y LORAN, pueden determinar la posición y pueden
    calcular cursos y distancias. El RADAR no sólo se usa para evitar la
    colisión, también para medir distancias y posición de la parcela.
    Durante siglos la navegación ha venido de modo lento evolucionando junto al
    desarrollo de todas las ciencias involucradas. Aunque aún la aplicación de
    este conocimiento determinado de por resultado que se trate de un arte.
    A pesar del levantamiento de información y cálculos que permiten hoy los
    microprocesadores, hay muchas razones por qué el marino de hoy necesita
    saber y practicar los métodos tradicionales de navegación. Las faltas de Energía, un fusible que se queme o lo que es más importante, el propio
    capitán que es responsable para la nave y sus pasajeros y no el GPS, que no
    sepa valerse en una condición extrema de fuera de uso de la
    electrónica, o simplemente no ser capaz de corroborar un desperfecto parcial. Además por esto último es que debemos siempre preguntarnos y constatar si la
    propia electrónica está siendo capaz de llevarnos por donde dice y no por donde
    creemos o nos indica.
    Muy interesante,muchas gracias,"nunca te acostaras sin saber algo nuevo"

  4. #4
    Avatar de mutter
    mutter está desconectado Milpostista
    Fecha de ingreso
    28-feb-2007
    Ubicación
    Alicante
    Mensajes
    1,766

    Predeterminado

    Muchas gracias, toda información es buena.

  5. #5
    Avatar de tarco
    tarco está desconectado Forer@ Senior
    Fecha de ingreso
    27-dic-2006
    Ubicación
    Sevilla
    Mensajes
    358

    Predeterminado

    Cita Iniciado por jrmartin Ver mensaje
    Me gustan estas aportaciones de historia de la relojería. Muchas gracias.
    totalmente de acuerdo, gracias por el post
    Los detalles hacen la perfección
    y la perfección no es un detalle.

  6. #6
    Avatar de Ronin
    Ronin está desconectado Club de los 2000
    Fecha de ingreso
    15-oct-2005
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    2,092

    Predeterminado

    Muy interesante, de vez en cuando va bien recordar que los relojes son instrumentos.. bueno algunos ;)

    Saludos
    http://ronincollection.wordpress.com
    Turelojya.com (compraventa de relojes)

  7. #7
    Avatar de Barullo
    Barullo está desconectado Ya lo ha dicho casi todo...
    Fecha de ingreso
    08-sep-2006
    Ubicación
    Huelva
    Mensajes
    5,124

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Antonio Ver mensaje
    Un poco de historia sobre la relojería náutica


    En el 1772 el viaje de Resolución de HMS, era a la navegación, lo
    que Wilbur y el brinco pequeño de Orville, fueron a la aviación.
    Hasta ese tiempo la práctica de navegación era más arte que ciencia y los
    marineros nunca navegan de verdad, fuera de la vista de tierra porque era de
    este modo como sabían su posición en el mar. El viaje de resolución cambió eso para siempre.
    Hubo un primer dispositivo que revolucionó particularmente la navegación, el
    cronómetro. Posibilitando inclusive en viajes de exploración a modo de prueba ir perfeccionando y corrigiendo las técnicas de navegación existentes hasta el momento.
    Ya los marinos de siglos anteriores habían recorrido los océanos.
    Los descubrimientos arqueológicos muestran que los vikingos y polinesios
    hicieron los épicos viajes, antes de la invención del compás magnético o el
    cronómetro. Ellos no dejaron ningún archivo de cómo lograron estos hechos.
    Solo sabemos que usaron el conocimiento de los vientos prevalecientes. Y
    también probablemente lo que les permitió determinar la dirección durante
    sus navegaciones fueron sus conocimientos sobre el sol y las estrellas.
    Gracias a la invención del compás, los marinos antiguos podían a partir de
    su posición, calculando la velocidad gracias al cronómetro, calcular la
    distancia recorrida y su localización. Estos cálculos no eran muy exactos,
    pero formaron la base de la navegación. Cuando astrónomos empezaron a
    observar el orden en los movimientos de las estrellas y planetas, los
    navegantes usando esta información empezaron a poder determinar su
    situación. La latitud de una embarcación se encontró fácilmente observando
    la altura del sol del mediodía o la altura de la estrella Polar, pero un
    método para encontrar la longitud seguía siendo un misterio.
    Desde que ellos pudieron encontrar la latitud, aunque no la longitud, los
    navegantes practicaron la navegación paralela y sus viajes pudieron ser
    tanto hacia el Este como el Oeste, siempre a lo largo de los paralelos para
    una distancia planificada. Esto sometía los viajes a grandes riesgos. Porque
    a veces la embarcación no estaba tomando la ruta más directa a su destino.
    La navegación paralela hacía perder mucho tiempo y eso significaba exponer
    la tripulación a viajes prolongados y al Escorbuto, una enfermedad potencialmente mortal causada por la falta de C de la vitamina en la dieta.
    Además, los errores de estima en las largas distancias a veces daban por
    resultado desastres. En la noche brumosa del 22 de Octubre de 1707, un
    simple error de estima hundió 3 buques de guerra británicos, muriendo 2000
    hombres.
    Las 4 naves de la flota del Almirante Sir Clowdisley Shovell hacían una
    navegación paralela cercana a las Islas de Scilly, navegaba con riesgo
    dejando atrás Inglaterra. Después de cometer un error al juzgar su longitud,
    el Almirante se dirigió al norte. Un marinero, que secretamente llevaba los
    cálculos del viaje de la flota, se acercó al Almirante y le informó del
    error. Desgraciadamente el Almirante no lo agradeció y tomó al marinero por un
    advenedizo, por lo cual rápidamente ordenó colgado. Solo algunos momentos
    luego, la flota chocaba contra los bajíos de Scilly.
    Esta tragedia ayudó a la toma de conciencia en Europa, Inglaterra en
    particular, de la importancia de encontrar una solución al problema de la
    longitud. Un Comité Real fue formado para recoger las ideas y un premio de
    320,000 Libras se ofreció a la persona que podría determinar la longitud al mar.
    Muchos esquemas eran probados, algunos de ellos fueron:

    LA VARIACIÓN MAGNÉTICA
    Algunos creyeron que pudieran trazarse diferencias globales en la variación
    magnética como modo de determinar la longitud. Pero desgraciadamente la
    variación no es de ningún modo una constante bastante importante para ser de
    mucha ayuda.

    LOS PERROS HERIDOS.
    Un defensor de este método sugirió que si con una substancia misteriosa
    llamada "polvo de simpatía" se impregnaba una venda, con la que luego se
    frotaba en una herida un perro, esto le causaría dolor suficiente para
    aullar, aun cuando el perro estuviera a centenares de millas lejos de la
    venda. Si esto se hiciera en Inglaterra en un momento predeterminado todos
    los días, entonces el perro al aullar le haría un signo de tiempo diario al
    navegante. Claro si la nave estuviera viajando en una jornada extendida, el
    perro tendría que ser nuevamente dañado para así al guardar la herida fresca
    prosiguiera aullando. Por suerte para los perros, este esquema no
    arregló la cacerola.

    Los SIGNOS de TIEMPO
    Esta idea requería de una flota estacionada de barcos en determinadas
    localizaciones prefijadas en los océanos. Los que dispararían cada flota
    responsable un tiro de cañón luminoso alto en el cielo en un momento
    predeterminado cada día para que los marinos tuvieran los signos de tiempo.
    El puro costo de tal tarea, por no mencionar la impracticabilidad de fijar
    los barcos, en las miles de localizaciones en el agua de grandes profundidades, eran simplemente algunas de las razones por la que esta idea
    entró en el archivo olvidado.

    Las LUNAS DE JÚPITER
    Galileo sugirió primero que los navegantes pudieran usar las lunas que
    orbitan alrededor del planeta Júpiter, para así calcular el tiempo preciso y
    la longitud. Esta idea realmente cuajó, pero la dificultad de llevarla a
    cabo estas observaciones desde una embarcación en plena navegación, hizo que
    fuera imposible prácticamente.

    La DISTANCIA LUNAR
    Otro método teóricamente posible. Medir el ángulo entre la Luna y otros
    cuerpos celestiales, determinando el tiempo preciso. Los cálculos eran
    difíciles y torpes y a que veces había que navegar por ejemplo 4 horas para
    conseguir un cálculo aproximado.

    El CRONÓMETRO
    Finalmente en 1728, un relojero británico nombrado John Harrison desarrolló
    un reloj que fue exacto en todo momento en el mar. Como la Tierra gira 15 grados por hora, si usted sabe la hora precisa del primer meridiano de longitud, la diferencia entre ese tiempo y el tiempo local del navegante (el tiempo a su situación) le dará su longitud. Por fin el marino tenía la posibilidad de fácilmente y de forma consistente, determinar su posición exacta.
    Hoy, los relojes de cuarzo baratos le dan el tiempo exacto al navegante y
    los sextantes pueden medir la altitud de estrellas dentro de una porción de
    un grado. Hoy los dispositivos electrónicos receptores del llamado Sistema
    de Posicionamiento Global (GPS) y LORAN, pueden determinar la posición y pueden
    calcular cursos y distancias. El RADAR no sólo se usa para evitar la
    colisión, también para medir distancias y posición de la parcela.
    Durante siglos la navegación ha venido de modo lento evolucionando junto al
    desarrollo de todas las ciencias involucradas. Aunque aún la aplicación de
    este conocimiento determinado de por resultado que se trate de un arte.
    A pesar del levantamiento de información y cálculos que permiten hoy los
    microprocesadores, hay muchas razones por qué el marino de hoy necesita
    saber y practicar los métodos tradicionales de navegación. Las faltas de Energía, un fusible que se queme o lo que es más importante, el propio
    capitán que es responsable para la nave y sus pasajeros y no el GPS, que no
    sepa valerse en una condición extrema de fuera de uso de la
    electrónica, o simplemente no ser capaz de corroborar un desperfecto parcial. Además por esto último es que debemos siempre preguntarnos y constatar si la
    propia electrónica está siendo capaz de llevarnos por donde dice y no por donde
    creemos o nos indica.
    saludos y garcias por la informacion a gente como yo que nos gusta el mar y los relojes y algunas que otras cosas mas

  8. #8
    Avatar de UHREN
    UHREN está desconectado Héroe posteador
    Fecha de ingreso
    17-oct-2005
    Mensajes
    4,300

    Predeterminado

    Mil gracias, muy entretenido.
    Aprovecho para re recomendar el libro "longitude" de Dava Sobel sobre relojería y marina.
    "Estos son mis principios, y si no le gustan tengo otros"
    Groucho Marx