Relojes y marisco, dos buenos placeres de la vida sin duda.