Una muestra más de cómo los diseñadores se rompen el coco con ésto de la relojería.
Copio y pego;

"Hace miles, o incluso cientos de años, el único modo del que disponían para medir el paso del tiempo era mediante relojes de sol. Pero, claro, estos relojes tenían un gran inconveniente: Nadie quedaba por la noche porque no tenían linternas para ver la hora, como es evidente...

Pero eso forma parte de un remoto pasado. Ahora han inventado este moderno reloj solar que salva esas deficiencias.


¿Cómo funciona? Muy sencillo:

El reloj en cuestión carece de manillas, que son sustituidas por la sombra que producen las tres fuentes luminosas de las que dispone. Cada uno de estos focos de luz gira en su correspondiente anillo a una velocidad determinada: El primero de ellos da una vuelta completa una vez por minuto, el segundo, una vez cada hora, y el último tiene un ciclo de 12 horas; como un reloj normal, vamos. Sencillo, ¿no?

El problema que plantea este reloj es que no puede ser usado en entornos muy iluminados, ya que se confundirían las sombras. Pero bueno, ya puede servir de reloj solar nocturno, así que dadle las gracias al inventor, que ha jodid* el chiste."

PD.: Os recomiendo que visitéis con detenimiento el enlace del inventor.