Es cierto que me parece inmoral, y sangrante que alguien pueda pensar en comprarse un reloj de ese precio. Respeto, que cada uno puede hacer con su dinero lo que le venga en gana y gastarle en lo que quiera y como quiera, pero de verdad, que me produce cierto escalofrío por la espalda, sólo de pensarlo. Me he preguntado algunas veces si ¿hay necesidad de gastarse una suma muy elevada para adquirir un objeto, que en principio era de simple utilidad para pasar a ser un objeto de deseo, por muy marca de alta gama que sea?. No lo sé, me parece una salida de madre. Lo que sí sé es que cada vez aprecio más los relojes sencillos, con máquinas hermosas, que algunos de los patatos (en lo que a máquina se refiere) actuales.
ferraz