Casi no me recupero del susto, no solo por el precio sino también por lo feo que es (emho), pero para gustos los colores