Gracias Antamo y Darkcabrio por recordar a partir de su reloj al querido Nino