Por casualidad, paseando por Zurich me pare en un escaparate a verlos, al poco salió el dueño, Daniel, y me ofreció ver su taller, donde los fábrica, y he de deciros que pese a los precios que consideró algo excesivos los relojes son realmente bonitos y de altísima calidad, los modelos, en los que hay gran variedad, imitan con matices grandes modelos de otras marcas como IWC, maurice Lacroix, Hamilton...