Si duele, mejor estarse quieto, salvo que sea un cacho de uña que entonces dale sin miedo.