Por eso, el antiguo 656 era perfecto: antimagnético y con tamaño contenido para los que no nos gustan las paelleras.