Que cabrones, con perdón. De todos modos, hay que ser un poco tonto para, llegado el caso, pagar a Un tal Oscar que vive en Barcelona, con mote "san yong" y que tiene su residencia e verano en China