Resultados 1 al 3 de 3

Hilo: Por qué tanta diferencia de precio - Foro General

  1. #1
    jmkonty está desconectado Novat@
    Fecha de ingreso
    16-abr-2009
    Ubicación
    Badajoz
    Mensajes
    29

    Predeterminado Por qué tanta diferencia de precio

    Mi pregunta es por qué entre el Tissot Le Locle Automatico y el Tissot Le Locle Automatico con reserva de marcha hay una diferencia de 400 euros para el primero y 945 para el segundo. Y también me gustaría saber si merece la pena el segundo si solo tiene diferente la reserva de marcha o por el contrario sus componentes también merecen la subida de precio.

    Gracias y un saludo

  2. #2
    Avatar de Ferrari66
    Ferrari66 está desconectado Legión de Honor Forera
    Fecha de ingreso
    24-may-2008
    Ubicación
    En las carreras
    Mensajes
    6,720

    Predeterminado

    Supongo, y es mi opinion, que con reserva de marcha al ser una complicacion en si mismo es mas caro pero tambien le da mas valor al reloj. Yo por ejemplo me compre el Tag Grand Carrera calibre 8 que tiene dos complicaciones, el segundo horario rotativo y el gran calendario a las 12, y la diferencia de precio con el basico de la gama es brutal.

  3. #3
    Avatar de Chihiro
    Chihiro está desconectado Forer@ Senior
    Fecha de ingreso
    22-ene-2009
    Ubicación
    NE
    Mensajes
    648

    Predeterminado

    Los Tissot Le Locle montan 4 calibres diferentes: 2671, 2824-2, 2897 y 7750 y tienen variaciones en cuanto a complicaciones, nº de rubís, diámetros del calibre, etc...
    Uno de los modelos monta el ETA 2671 que tiene menor diámetro y también se utiliza en los Le Locle Lady.
    El modelo que monta el ETA 2897 es el que tiene reserva de marcha.
    Otros modelos montan el 2824-2 que tiene un diámetro igual que el 2897 pero diferente complicación y nº de rubís.
    Y finalmente el 7750 con la complicación chrono y de diámetro más grande.

    Ahí están las diferencias de precio.
    Saludos! Los que escriben con claridad tienen lectores; los que escriben oscuramente tienen comentaristas. Albert Camus