. . . . que me preguntan a qué hace referencia el estupendo post de Victor M. Lo hicieron ayer, porque no encuentran la relación entre uno y otro post.

Hola a todos:
Sé que el anunciado puede parecer un tanto heterogéneo al solicitar algo que entre sí, no tiene mucho que ver, pero es así. De bolsillo, o un catalina, o uno de oro.
Estoy bastante desilusionado con este mundillo del coleccionismo de relojes de muñeca, porque se está complicando cada vez más y más parece un mercado persa que un entendimiento cordial entre coleccionistas. El que no intenta venderte la burra por un brioso alazán lo intenta con uno falso. O como el burro del gitano que se mantiene de pie mientras cobra. O la informalidad y la mentira, que no soporto.
Y así se me ha llenado el gorro de pipas y ya es hora de sacudírselas y decir, hasta éste punto hemos llegado y aquí planto la pica. Se acabó.
Desde que empecé con el tema relojes de muñeca, con un par de ellos, a éste momento, las cosas han cambiado de tal manera que estoy saturado del tema. Quiero vender la mayor parte de los relojes que tengo y dejar unos pocos para mi uso y se terminó la presente historia. Alguien podrá pensar que es un poco drástica la decisión, pero en estos casos es mucho mejor una catarsis, que medias tintas. Creo que hay cosas mucho más importantes que la absurda lucha por la posesión de unas máquinas –bellas en muchas ocasiones, sin duda- que creo que no merecen tanto tiempo -que paradójicamente ellas mismas miden- ni el dinero, que les he dedicado hasta hace un par de meses.
Gracias y saludos a todos