Perrelet inventó en relojes de bolsillo (antes de los de pulsera) el mecanismo automático con su rotor. Despues tuvo que inventar un mecanismo para que no se rompiese por exceso de carga cuando el portador llevaba una actividad frenética. Es por eso que en conmemoración de ello llevan el doble rotor.