efectivamente, la respuesta es correcta. Los relojes no están sobrevalorados, simplemente tienen un precio que a unos les parece mucho y a otros simplemente les parece bien. Lo sobrevalorado es no tener dinero y embarcarse en una operación que se sale de nuestro presupuesto.