Amigo Ferraz, la definición que haces de Pedro es increiblemente certera...
ese toque lenguaraz y desvergonzado, aliñado con esa pizca de orgullo conscientemente merecido, ganado a pulso tras muchos años de trabajo...
Pedro no provoca indiferencia...yo pertenezco a los entregados...