Pues querido Pet, entre un jubileé y una malla milanesa... no sé, no sé, me lo pones difícil.
OYSTER, OYSTER, OYSTER, OYSTER, OYSTER, OYSTER, OYSTER, OYSTER.....y así, hasta que lo compres.