Lo siento en el alma.

Y que pena que no tengamos una legislación justa.