Con los tiempos que corren hay que... contratar un buen seguro y usar los relojes. Y si no, venderlos