Sí señor, dos relojes bien bonitos ... y sin entrar en bancarrota. ¡Disfrútalos!