Hola a todos. Como una gran cantidad de andaluces, aproveché el puente de este fin de semana para dar un par de gritos de desahogo por esas tierras de Dios, y entre otras cosas me pasé a conocer en persona al amigo Pedro.

Qué decir que no se haya dicho de este hombre!!

Aparte de un gran profesional -cosa que salta a la vista nada más entrar en su establecimiento- es una persona que rebosa humanidad y que te trata como si te conociera de toda la vida. Amable, con un gran don de gentes, enamorado de su trabajo... Aunque me colé por Centrorelojero un día antes de lo previsto y sin avisar, no dudó en recibirme y me dedicó un rato de su tiempo para simplemente conversar y conocernos, a mí, a mi mujer y a mis niñas... Vimos piezas nuevas, me probé varios relojes.... qué deciros!!

Le dejé un reloj en reparación y espero poder ir a recogerlo en persona para volver a sumar otro buen rato de amistad a mi baúl de vivencias.

Un abrazo, Pedro