Preciosa colección, que mala es la emvidia