Yo lo he empleado de ese modo en un viaje a Washintong D.C. De hecho, el problema es acordarse a la hora que tienes que poner el crono en marcha. Uno de los libros de Wempe explica esta utilidad de los cronos,entre otras.