Ja, ja, ja, que bueno, súper ingenioso. Casi creo yo que lleva más faena que montar el propio reloj