La inocentada es brutal. Casi me la trago...