Habitualmente suelo visitarla pues su colección no para de crecer con piezas clásicas en un estado sorprendente, la última un sekonda (fecha 14 de marzo):