Lo único que podemos controlar es el paso del tiempo, y para eso nuestros relojitos .


Pero su paso es inexorable y estamos atrapados en él, como el hombre del reloj de arena. Que por cierto cada vez pasa más rápido el tiempo.





La única forma de poder controlarlo sería viajando a la velocidad de la luz, como demostró Einstein. Con lo cual un pequeño viajecito a la velocidad de la luz y viajaríamos en el tiempo, al futuro.