Simplemente, encontrar un reloj y a su propietario después de tanto tiempo me parece igual de difícil de creer que que el reloj aguntase tanto tiempo.

Huele grarro, grarro...