Resultados 1 al 3 de 3

Hilo: La historia de Nicolas Hayek - Foro General

  1. #1
    pichon314 está desconectado Quasi-forer@
    Fecha de ingreso
    23-dic-2009
    Ubicación
    pamplona
    Mensajes
    62

    Predeterminado La historia de Nicolas Hayek

    El hombre que salvó la industria relojera suiza

    04/07/10 En los años 70, cuando la relojería suiza parecía al borde de extinguirse, el libanés Nicolas Hayek (que acaba de morir en Suiza) encontró la fórmula salvadora. Hoy es un caso de estudio en las escuelas de negocios.
    PorAP, AFP, LE MONDE THE WASHINGTON POST




    Swatch dio aire a todo el negocio. El grupo fundado por Hayek abarca, además de Swatch, marcas como Omega y Breguet.



















    Nicolas Hayek “es un fenómeno raro en Europa: una genuina celebridad de los negocios”, dijo de él en 1993 la Harvard Business Review . “El hombre que salvó a la industria relojera suiza” lo llamaron esta semana incontables diarios y revistas económicas, al dar la noticia de su fallecimiento súbito ocurrido en Biel, Suiza, a los 82 años.
    También se lo conocía como “el señor Swatch”.
    En los años 70, la reputada relojería suiza, pilar durante siglos de la industria nacional, estaba en peligro. Relojeros japoneses como Seiko habían empezado a colocar en el mercado sus máquinas más baratas. Y los gustos del público estaban virando de las finas piezas analógicas que por largo tiempo habían sido el orgullo de los relojeros suizos a los nuevos relojes digitales de fabricación masiva .
    A comienzos de la década del 80, Hayek, un consultor libanés sin antecedentes en la relojería, fue convocado por bancos suizos para hacer un informe sobre cómo organizar la defunción ordenada de la relojería helvética. Pero él terminó reinventándola, al introducir materiales y métodos de fabricación baratos y el concepto de un reloj suizo a la moda.
    Los bancos pensaban que los relojes suizos no iban a poder competir con los de Oriente, y las firmas suizas estaban atrincheradas en sus precios altos. Cuando le pidieron a la consultora de Hayek su informe, las dos principales relojeras del país bordeaban la quiebra. Hayek sostuvo que podían sobrevivir haciendo productos menos caros , aunque con un plus de precio por el sello “hecho en Suiza”, tradicional patria de la medición del tiempo y de la precisión.
    En vez de cerrar las empresas, la consultora de Hayek les aconsejó fusionarse, y formaron Societe Suisse de Microelectronique et d’Horlogerie, conocida como SMH. A Hayek le gustaba decir que SMH eran las iniciales de “Su Majestad Hayek”; en 1984 él compró un 51% del grupo.
    Hayek razonó que un reloj barato podía dar la hora tan bien como uno caro, y en 1983 SMH lanzó al mercado un reloj pulsera de plástico, el Swatch, que revolucionó la industria. Cajas plásticas, cuarzo y producción masiva fueron su fórmula. SMH fue rebautizado Swatch Group.
    Liviano, de colores fuertes, variado, el Swatch era notablemente barato de producir. Tenía 51 componentes, contra los casi 100 que hacían falta para fabricar un reloj pulsera tradicional. En los Estados Unidos, donde empezó a comercializarse al año siguiente, se vendía a menos de 35 dólares.
    Pronto el Swatch se convirtió en pieza muy buscada por coleccionistas de todo el mundo. Era la primera vez, probablemente, que la gente común consideraba siquiera la posibilidid de ser dueña de más de un reloj a la vez. Desde entonces se han vendido varios cientos de millones de piezas de la marca.
    Al redirigir la atención de los consumidores hacia la relojería suiza, Swatch ayudó a que también se recuperaran las marcas tradicionales que el grupo SMH poseía, como Omega, Tissot, Longines, Breguet. Alguien señaló en estos días la paradoja de que Hayek hiciera fortuna con las marcas que supuestamente debía liquidar.
    El grupo Swatch facturó unos 4.900 millones de dólares el año pasado, informó el lunes el The Wall Street Journal .
    Pese a su extravagancia no muy suiza, Hayek se convirtió en figura nacional, respetado como uno de los líderes económicos del país. También tuvo un papel destacado en el desarrollo del Smart Car , en una sociedad con Daimler que después fue comprada por la automotriz alemana. Hayek afirmaba que un auto urbano sólo necesitaba espacio para “dos gordos y una lata de cerveza”.
    En los últimos años se había vuelto muy crítico de los dos grandes bancos suizos, el Credit Suisse y UBS; decía que sus prácticas empresarias eran una amenaza para la economía suiza.
    Una de las personas más ricas de Suiza, según la revista helvética Bilanz , Hayek nació en Beirut en 1928. Su familia se mudó a Suiza cuando él tenía siete años, y Hayek más tarde estudió química, física y matemáticas en la Universidad francesa de Lyon.
    En 1963, fundó en Zurich la consultora de management Hayek Engineering, que asesoró a una serie de empresas internacionales, entre ellas Nestlé, Siemens y U.S. Steel.
    Pero el gran quiebre llegó en 1982 con el famoso informe sobre la relojería. A él lo apasionaban los relojes; al seminario británico Sunday Times le dijo que los relojes eran “productos emocionales”.
    “Un reloj es algo que la gente lleva sobre su piel, a veces las 24 horas del día”, explicó en una etrevista. “Tenemos que convencer a cada individuo de que ese particular reloj es el que mejor se adecua a su persona y a su estilo de vida”.
    Conocido por usar hasta cuatro relojes en cada brazo , Hayek dijo que Swatch producía “belleza, sensualidad, emocionalidad en relojes”.
    Aun las marcas caras como Breguet, “se van a seguir vendiendo, vendiendo bien”, dijo Hayek a la publicación Swiss News en 2008. Y agregó: “Nosotros vendemos la mentalidad suiza”.

  2. #2
    Avatar de Rest
    Rest está desconectado Forer@
    Fecha de ingreso
    15-abr-2010
    Ubicación
    Valencia
    Mensajes
    166

    Predeterminado

    Muy interesante, enhorabuena.

  3. #3
    Avatar de manutf
    manutf está desconectado Forer@ Senior
    Fecha de ingreso
    11-dic-2009
    Ubicación
    Entre papeles
    Mensajes
    960

    Predeterminado

    Gran post, excelente biografía de lo que este hombre hizo por la industria relojera suiza...
    DEP
    No hay camino a la perfección... La perfección es el camino