toda la razón, desde luego sería ganial compartir la afición con tu hijo.