Pero qué bolas son las buenas, por que la amarilla no me dice nada