Nunca me ha pasado, pero he de reconocer que nunca he tenido un Rolex. Debo de ser un bicho raro...