Os deseo a todos que, al igual que a la niña del relato "El discípulo de Droz" -Que podeis leer en el blog que aparece más abajo-, se cumplan todos vuestros deseos relojeros y, sobre todo, vuestros anhelos personales.

Feliz año 2008 y un saludo.