Otra cosa que me sorprende es la diferencia entre un par de radiocontrolados que tengo. Un Citizen que necesita poco menos que estar en el centro de la calle para enganchar con el atómico de Frankfort, y un Casio que lo hace desde cualquier mazmorra. Os podéis imaginar cuál está encima de mi escritorio y cuál en el cajón...