Llevo hace tiempo observando una curiosa paradoja en torno a los movimientos de nuestros queridos relojes.
Por un lado se habla con admiración de calibres legendarios como el Lemania 5100, o las maquinas Venus, Frederic Piguet, Chezard o Angelus y muchas mas que no recuerdo pero vosotros si…y por otro observo que se “critica” afectuosamente un reloj por llevar Valjoux 7750 o Eta 2824 etc..
La pregunta del millón es :¿No será que en el mundo de la relojería es preferible apostar por ser conservador y utilizar calibres de sobrada fiabilidad y precisión a estar realizando “ex novo” nuevos calibres innovadores, pero que no han rodado lo suficiente como para saber cual va a ser su resultado a largo plazo?
Es la eterna tesitura “mas vale malo conocido que bueno por conocer” en este caso la traducción seria, mas vale antiguo calibre archiprobado que nuevo calibre excelente en el papel de los diseñadores, pero sin las suficientes horas de vuelo.
En el mundo aeronáutico que conozco un poco, se que los ingenieros son extremadamente conservadores ellos dice “Si algo vuela , no lo toques” dan a entender que las cosas a veces salen milagrosamente bien y que no siempre una novedad implica una mejora….seguro que me entendéis.
Y si encima hablamos de un mundo por definición arcaico como es el de los relojes mecánicos, ¿Cómo puede ser criticable decir que monta un calibre que se diseño en los 60 y que 40 años después sigue funcionando a la perfección? Al contrario eso es síntoma de que se acertó de pleno en el diseño.
Prueba de ello es que determinadas marcas, sacan en ediciones limitadas relojes con “antiguos” pero legendarios calibres y su cotización es elevadísima.
No quiero decir con esto que la continua investigación y desarrollo en el campo de la relojería deba pasar a un segundo plano, sino al contrario que hay que armonizar todo lo bueno de la antigua relojería, con las ultimas tecnologías en aleaciones y engrases, nuevos diseños de calibres y todo tipo de mejoras.
A modo de conclusión, no me gusta que se descalifique un calibre por estar hecho en los 60 y por otro lado creo que los nuevos calibres tienen mucho que demostrar para llegar a convertirse en leyendas.
Una correcta unión entre ambas filosofías seria el perfecto equilibrio en la evolución de la relojería y creo que una de las marcas que mejor esta llevando esta filosofía es JLC.
Pero como siempre, os ruego que me deis vuestra opinión respecto al tema suscitado, es la única forma en la que aprendo, escuchando vuestras respuestas.
Un fuerte abrazo.