Las nuevas tecnologías están acabando con la ortografía.