Coincido contigo y leyendo el post he rememorado arañazos en los biseles que no pienso pulir