vaya faena pero el reloj no tiene culpa