A mi me gusta que me quede un poco suelto, y notar el reloj, como tú bien dices.

Procuro seguir la regla de Niven, de que quepa un dedo -de los míos, que son tirando a finos- entre el cierre y la muñeca, y lo hago tanto con correa como con armis.

No obstante, lo importante es que nos resulte cómodo.

Saludetes

ICE